Un sistema invertido contra la economía del bien común






La Biblia es una crónica de un tiempo pasado no admitido, en ellas se relatan unos hechos acaecidos en un tiempo pretérito en el cual nos es señalado de forma meramente especulativa, y del cual debemos imaginarnos simplemente, ya que ningún estamento oficial, ni siquiera la religión que propaga estos escritos se pronuncia o pone algo más de luz sobre las inmensas lagunas que ofrece estos textos supuestamente sagrados. Esta falta de claridad ha dado pie a decenas de interpretaciones de los mismos, dando pie a que convivan distintas interpretaciones de un mismo texto y esto de pie a luchas intestinas por ver quién tiene la razón, luchas a muerte que abrieron conflictos que miles de años después aún siguen sin resolverse, lo que da como resultado, un planeta que cree en un mismo credo matándose por interpretar de distintas formas un mismo credo. 

Si discriminamos la imaginería religiosa, y eliminamos ese halo sacro, el libro al final es un relato de como unos y otros se han repartido el planeta y de cómo ese dios o dioses, dejaron al cargo del mismo a una progenie, como herederos universales y gestores provisionales hasta el día que esos mismos dioses finalmente regresen y retomen la actividad. Hoy día ni siquiera esos herederos que gestionan el planeta y supuestamente heredaron la Tierra, creen en sus propios dogmas, pero este es otro cantar.

No nos debería extrañarnos que la iglesia distinga a la biblia como un viejo testamento. Todos sabemos que un testamento es un texto legal en el que un proclamado, “legítimo dueño” de unos bienes, lega por escrito a su descendencia un patrimonio el cual estos desde ese instante, se hacen dueños legítimos al amparo de la ley.

En este caso, el testamento es la Biblia y de los herederos poco se sabe, a pesar de que intuimos mucho y sospechamos más sobre ellos, ya que sufrimos en nuestras carnes la pésima gestión de esa herencia, y digo gestión, porque esa era la condición expresada, ya que esos legítimos dueños legaron sus propiedades hasta su regreso, eso está explícitamente reflejado, no legando la propiedad, sino dejando a los herederos como simples gestores en usufructo.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...