Rey por un día... Tonto por sistema.






Imagina...

Imagina por un instante, que en los medios comienzan a alertar sobre la propagación de un peligroso y contagioso virus que mata a miles de personas. Imagina que además dicen que ese virus solo contagia a los tontos y que son estos “únicamente” los que mueren de forma irremediable. Imagina que los gobiernos y las organizaciones de salud se despreocupan, argumentando que estos efectos y sus consecuencias son un “beneficio” para la humanidad y para el planeta, y que no se plantean incluir en sus agendas combatir el virus, ni van a luchar o gastar recursos en buscar un remedio por algo que estiman beneficioso a corto plazo. Imagina que comienzan a propagarse argumentos en la red, que aluden que haciendo tal o cual cosa, siguiendo tal o cual método o técnica, te salvas o al menos el virus no te mata…

Ahora bien si has imaginado este escenario, habría que añadir en base a que podemos considerarnos salvados o inmunes a este virus. Nada te hace tener la certeza de que eres o no, tonto. Mientras la gente sigue muriendo, caen infectados y fallecen personas, de todas las razas, de todas las clases sociales, de todas las profesiones, no parece a primera instancia haber un patrón, pero sí parece que mueren personas que alguien en un momento dado fue considerado o etiquetado como tonto.

Desde las redes se argumenta y se teoriza. La mayoría se remite al referente cultural “tonto es el que hace tonterías” que no significa nada y es demasiado arbitrario, alejado del sentido común, pero se acepta y lo derivan únicamente al comportamiento puntual del sujeto, que o bien sus pautas no siguen lo comúnmente aceptado o se comporta de forma irracional. Por lo tanto un tonto no sería alguien inculto, por lo cual un analfabeto no sería objetivo del virus, sino todo aquel que no actúa, piensa o habla, según lo comúnmente aceptado, ya que esto es catalogado como absurdo e inútil.


Mientras el virus provoca que mueran algunos de tus vecinos, algún familiar lejano, algún compañero, algún amigo y algunos conocidos. Alejado del drama acabas concluyendo que todos ellos eran un poco “tontos” y no te parece ilógico que mueran, es el razonamiento opaco de aquel que no quiere morir y no se ve incluido en esa masa tonta y estúpida que muere. Según pasan las semanas y las muertes empiezan a remitir, se va instalando esa sensación de seguridad, de sentirse a salvo.

Cada vez son menos los que caen, en la televisión ya no hablan tanto de esto, parece que ese virus ha catalogado a los supervivientes como algo digno de permanecer vivo y por lo tanto nadie los etiquetaría como tontos. Se auto proclaman el próximo paso evolutivo del hombre y no deja de haber alguno que encuentra pruebas genéticas de ello, argumentos sólidos que amortiguan más de por sí, la anestesiada mente de los supervivientes.

Pero cuando todo parecía tranquilo, todo parecía superado, vuelve haber un repunte de muertes, los científicos más prestigiosos y reputados, concluyen tras comprobar resultados de numerosos exámenes, estudios y análisis que al morir todos los tontos ese estándar ha mutado y ha tomado a todos aquellos que en este nuevo paradigma pueden llegar a ser considerados tontos.

Ante esta situación, los científicos pueden llegar a prever que otro gran número de personas caerán fulminadas por este virus y un gran número de “nuevos tontos” morirán. Aun así, muchos son los que no se preocupan, a pesar de todo parece que los tontos que siguen muriendo son gente que lo merecía, por ser un poco menos tontos que los que murieron en la anterior oleada. La anestesia de la población crece y son cada vez más los que se aíslan, los que se quedan en casa, los que no comprometen sus actos, así que la inacción se contagia más rápido que el propio virus.

Caen cantantes, tertulianos, actores, escritores de moda, diseñadores, arquitectos, pseudo-espirituales, todos prescindibles... A su vez cae tu jefe y el director general, caen tus cuñados, muere tu vecino de abajo y los maestros de tus hijos, el conductor del autobús, tu panadera y algún que otro conocido...

Tu parece que te salvas, parece que no eres de esos que el virus tomo por tontos. Pero esta vez, esta oleada se llevó a alguien querido, tu padre, una hermana, un sobrino... poco a poco te das cuenta que quizás en la próxima te pueda tocar a ti.

Según cesan las muertes, hay un periodo de calma y otra nueva oleada comienza. La situación se vuelve insostenible y ya no parece haber criterio. Mueren como tontos aquellos a quien tú consideraste siempre con una lucidez envidiable, mueren y ya no parece haber remedio, no hay gobierno, y no queda ni una sola institución en pie. No hay Dios, no hay salvación  posible, no parece haber refugio o escondite en el que poder escapar.

Según se van sucediendo periódicamente estas oleadas, te vas quedando más y más solo. Extrañamente sigues vivo y lejos de encontrarte orgulloso por ser considerado de los más listos e inteligentes del planeta, de los más racionales y más lógicos te sientes cada vez más y más perdido, más y más condenado, pero lejos de ver tu ego crecer ante este panorama, parece que ser el mejor y no tener a nadie a quien restregárselo provoca un inusitado vacío.

Finalmente quedas tú únicamente como único superviviente a esta plaga que fue acabando con todos los tontos, el mundo ha quedado deshabitado por completo dejándote a ti como único superviviente, única muestra del humano del futuro, amo y señor de todo un planeta, una especie de elegido.

Todos los tontos murieron y desaparecieron y quedaste tú únicamente tú, para poder contarlo, pero la sensación que te queda no es de triunfo, no es un orgullo y entiendes que mucho menos un honor cuando todos se han ido y te has quedado solo. Entiendes que no hay victoria y sobrevivir deja de tener sentido, si no hay con quien compartir.

El regusto final que da esta sensación dice más de ti que todos los estudios o análisis que pueda hacer la ciencia. Ahora eres el más racional del planeta el más inteligente, el más coherente, el mejor. Pero cuando miras al cielo y ves las estrellas ahí arriba observando, todas al unísono, todas fijando su vista en ti, y tú solo ante ese inmenso silencio, solo pareces escuchar al universo decir.


“Tonto el ultimo”.



Esto es un relato con el que os invito a la reflexión, espero lo disfrutéis todos.


10 comentarios:

  1. Gracias Ruben, realmente añoraba tus lucidos escritos.

    ResponderEliminar
  2. Excelente relato Rubén. Una breve historia dice más que mil discursos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Para la sociedad “tonto” se aplica a la persona que es torpe de entendimiento o poco inteligente, no tiene suficiente capacidad de raciocinio y conocimiento y por tanto muy alejados de la capa más baja de la inteligencia humana que entra dentro de los parámetros de “normalidad” (valores por cierto que estipulas el sistema).

    Todos los que no estén en la cúspide del “entendimiento absoluto” son tontos de alguna manera (visto desde la escala impuesta por el sistema). En verdad no existe nadie “tonto” el concepto “tonto” es meramente diferencial con respecto a otros cuyos conocimiento o sabiduría están por encima de la capacidad de éste.

    Otra cuestión seria ser un “necio”.

    Hay una gran diferencia entre la palabra “tonto” y la palabra “necio”. El tonto es quien carece de capacidad mental, alguien a quien aún las cosas simples le pasan de largo. El tonto no tiene remedio. El necio puede tener un cociente alto de inteligencia, e incluso la gente puede admirar su reputación por los éxitos logrados. Pero una persona sabia lo ve como desastres ambulantes por ser una persona ignorante de la vida
    Pero ¿Cómo una persona se convierte en necia? La gente se vuelve necia al no tomar en cuenta la sabiduría que Dios les ofrece, prefiriendo seguir lo que dicta la multitud o sus propias engreídas opiniones. Tal vez una persona puede considerarse a sí mismo súper listo, pero su astucia los meterá en problemas.

    Si uno desarrolla tal carácter, nada podrá mantenerte libre de problemas. Si eres sabio sabrás como reconocer a este tipo de personas y buscarás la forma de alejarte. “El que anda con sabios, sabio será; más el que se junta con necio será quebrantado” Proverbios 13:20.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. Primero vinieron a por los judíos y no dije nada porque no era judío.
    Luego vinieron a por los negros y no dije nada porque no era negro.
    Luego vinieron a por los gitanos y no dije nada porque no era gitano.
    Luego vinieron a por mí y no quedaba nadie que dijese nada.
    ==================================================================
    En el mundo existen LOS LISTOS, gracias a que existimos LOS TONTOS.
    Dejemos de ser LOS TONTOS para que desaparezcan LOS LISTOS.

    ResponderEliminar
  5. "En el mundo existen LOS LISTOS, gracias a que existimos LOS TONTOS.
    Dejemos de ser LOS TONTOS para que desaparezcan LOS LISTOS". Je, je Si dejamos de ser tonto No desaparecerá los listo sino que se habrá añadido los nuevos listo que han abandonado el lugar de los tontos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los tontos siempre existirán, es lo que quiero decir.

      Eliminar
    2. No hay nadie 'tonto', sólo estamos limitados y condicionados, ahora bien, ¿cómo evitar eso? ¿?

      Eliminar
    3. Lo importante es el conocimiento, que además no tiene límites. Las fuentes de información que tenemos son innumerables, pero hay que saber sintonizar con las que van con nuestra forma de pensar y de ver esta realidad en la cual estamos metidos

      Eliminar
    4. Eso tiene varias interpretaciones bajo mi punto de vista:
      1ª) Las personas se creen mas listas que los que estan tirados en la calle o lo que pasa en un país que se esta bombardeando con el dinero que el mismo paga no le viene al caso ya que el ha hecho bien los deberes y los demás no.
      2ª) Derepente el también cae se queda sin trabajo o le entra una enfermedad y dice porque esta así el lo hizo todo bien no es tonto como los otros pero el tiempo pone todo en su sitio y queda eliminado como los demás tontos.
      3ª) Lo de quedarse solo lo interpreto que el es único su ego y su ansia por se el mejor lo hace no sentir por los demás es un ser sin humanidad.
      4ª) No creo que el sistema elimine a todos los tontos quizá recoja cosechas aunque quizá en algún momento los robots nos sustituya a casi todos.
      5ª) El individualismo sin humanidad es un mundo donde solo existo YO es decir estamos sacando generaciones de seres solas.

      Eliminar

Comenta si lo deseas, respeta siempre las opiniones de los demás. Como administrador podre moderar si encuentro algún comentario fuera de tono o que considere irrespetuoso.
Por defecto se eliminara los comentarios que incluyan SPAM

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...