La Necesidad de Necesidad.






La vida material esta llena de necesidades. Alimento, seguridad, techo, tierra, familia… Un amplio catalogo de necesidades “básicas” que necesitan ser cubiertas para arrancar mínimamente con cierta estabilidad en este sistema. Para cubrir tus necesidades básicas, debes tener un trabajo que te suponga una remuneración, lo suficientemente amplia, como para mantener eso que consideras básico cubierto. El sistema económico se quebraría si fueras una persona, que para ser feliz se conformara con mantener sus necesidades básicas cubiertas. Techo, alimento y abrigo, en realidad no necesitas mucho mas, puedes añadir alguna nota de confort o tecnología aplicada a tu hogar, pero no necesitas mucho más. Esto lo sabe perfectamente el sistema y aquellos que se nutren de él. La única forma de sostener un sistema injusto e insostenible, es inyectando necesidad. La necesidad crea una alarma en nuestros instintos más primarios de supervivencia, y no nos permitirá descansar hasta que esa necesidad sea cubierta, saciar esa ansia finalmente cuesta dinero, y esa necesidad una vez apagada, despierta en nosotros una sensación de vacío, que solo es posible llenar con otra necesidad.

Si nos fijamos en nuestro entorno, nuestro hogar, el de nuestros familiares y amigos, nos daremos cuenta que poseemos una infinidad de objetos que respondieron a una necesidad imperiosa, y que ahora acumulan polvo. El sistema esta diseñado para que el fruto de nuestro trabajo, sea inyectado de nuevo a ese sistema, creándonos necesidades, que necesitan imperiosamente ser cubiertas. Solo tienes que repasar todo los objetos que adquiriste hace un año y comprobar el uso que les das en la actualidad, seguramente mas de la mitad apenas tiene un uso continuado, y el resto, estas planteándote sustituirlo por un modelo actualizado. Al principio insertaron la obsolescencia programada, en el que se nos garantizaba unos años de funcionamiento pleno, tras nuestra adquisición y posteriormente una autodestrucción programada, renovaban obligatoriamente el consumo sin necesidad de multiplicar la necesidad, pero se dieron cuenta que si atacaban directamente a nuestra psique, se saltarían la ley de durabilidad mínima que estipula la industria.



Todo se renueva cada pocos meses, ya nadie tiene nada que responda a la novedad y que pueda disfrutar durante unos años. Televisores, teléfonos, elementos informáticos, gadgets varios para el hogar o el vehículo… ya no son elementos que nos faciliten la vida y nos la hagan mas cómoda y practica, si no que son elementos de esclavitud que nos crean falsas necesidades que tratar de saciar. Con la alimentación pasa lo mismo, ya no nos conformamos con lo básico, y apelan a la necesidad de ampliación y refinamiento de nuestro paladar. Ya no tomamos café, si no que degustamos una amplia variedad de matices, que para ser disfrutados precisamos una nueva maquina. Una amplia variedad de surtidos y etiquetas para venderte, elementos básicos de distintas formas, vinos con denominación, leches enriquecidas, infusiones para distintos paladares, lácteos de todo tipo y para todo tipo de consumidor… Consumo y mas consumo, necesidad de necesidad, una pescadilla que se muerde la cola, en el que se alimenta la inconformidad y se sustenta la necesidad.

Si redujeras tu capacidad instintiva de cubrir esas necesidades, seguramente tu economía sufriría un reflotamiento súbito. Es sorprendente como “la crisis” ha borrado del mapa ciertos productos denominados gourmet que no alimentaban más que un snobismo inducido. Hemos reducido los elementos que llenan nuestras despensas, volviendo a lo tradicional y esencial, pero aun damos importancia a la apariencia, por eso buscamos lucir ciertas marcas, adquiriendo imitaciones o replicas, cuando lo lógico seria prescindir de esos productos que solo enmascaran nuestra propia falta de necesidad. Si salimos del círculo de consumo, nos podremos dar cuenta que la necesidad de necesidad, continúa implantada en los demás sistemas. Necesidad de dios, necesidad de liderazgo, necesidad de aprobación, necesidad de confort, necesidad de seguridad, mas y mas necesidad. La necesidad de tener, alimenta la necesidad de no perder, el temor y la incerteza, hacen que adquieras productos que no son tangibles y que necesitas por si se presenta la “mala suerte”. Como por ejemplo los seguros, solo los adquieren aquellos que no están para nada “seguros” o viven con miedo, estas empresas no te aseguran nada solo son parásitos en tu bolsillo, con lo cual, para que sobrevivan los suelen hacer obligatorios, lo que evidencia claramente el timo que representan, pero aun así, estos te venden la necesidad de tener miedo para vender la seguridad de estar cubierto ante una posible (que no probable) eventualidad, evidentemente si no hay miedo no hay producto.




Finalmente, tras unas décadas incansables de trabajo y duro esfuerzo, llegas a la ansiada jubilación y te das cuenta que no tienes nada, que nunca lo tuviste y que todo el dinero que ganaste lo gastaste en cosas que no necesitaste. El fruto de tu esfuerzo simplemente fue una ilusión, y quien realmente salió ganando fue tu jefe, y el jefe, del jefe, de tu jefe. Creíste que tenías, creíste que ganabas, pero solo te entretuvieron con cosas, mientras se quedaban con tu sudor, tu esfuerzo y tu sacrificio. Pasaste tus mejores años necesitando y ahora que realmente necesitas, te das cuenta que no tienes nada. El sistema no te necesita, ya no se nutre de ti, no se alimenta con lo que aportas, así que eres solo carne para la picadora, pero antes de irte, alimentaran tu necesidad de morir dignamente, para eso te habrás pasado cuatro o cinco décadas, pagando un nicho, para asegurar que tus huesos se pudren en condiciones optimas e higiénicas, que tu nombre queda bien escrito en la piedra y que las flores se marchitaran allí, al menos una vez al año, los próximos diez años.

Vivimos necesitando y morimos necesitados, es el colmo de los colmos, pero no es menos cierto que es algo primario difícil de trascender, seguimos lo que dicta la tendencia y no calculamos todas nuestras acciones.

Hace un tiempo tuve la ocasión de conversar con un empresario el cual había triunfado en su sector y gozaba su empresa de buena salud a pesar de los momentos irregulares en el consumo. Finalmente en el contexto relajado de la conversación, soltó una sentencia, que me pareció el principio sobre el que se sustenta este estado social que se autofagocita y que permite que saquemos lo peor de nosotros, permaneciendo inamovibles en nuestro estado mas primario.

Me dijo… “La clave del éxito de una empresa es tener presente que vendes necesidad.”

A partir de aquí saca tus propias conclusiones, ya sabes que todo lo que consumes obedece a una estrategia (llámalo marketing si lo deseas) en el que la única premisa es que te quede claro, que eso que consumes lo necesitas, porque mejora tu salud, porque mejora tu estatus, porque mejora tu autoestima o porque tapa tus complejos. Son consignas que tocan la raíz de tu inconsciente, que son alimentados con el vacío de la necesidad, que a su vez es llenado con mas vacío, un vacío abismal, imposible de llenar, pero del cual es sencillo deshacerse, solo hay que reconocerlo y expulsarlo.




22 comentarios:

  1. Hola, Ruben.No hace mucho tiempo atrás enfrenté una crisis aguda que me hizo reflexionar mucho acerca de lo infructuoso que es aferrarse a lo material para mantener un status de "clase media" a costa de tapar tus ojos a lo verdaderamente importante. Cada vez se me hacía más difícil cubrir todos los compromisos que contraía sólo para mantener una imagen social, vada vez trabajando más y más, tratando de sostenerme en la superficie mientras los precios de los productos y servicios subian desproporcionadamente. Un buen día, cuando enfrenté el hecho de que ya no podia seguir aparentando un status que me quedó grande fue cuando decidí volver sobre mis pasos, me mudé a una vivienda más económica, sencilla, ya no contaba con cuatro habitaciones, tres sanitarios, una terraza, un salón para audio y videos, zapatos en cantidades industriales, ropa para cien años y maquillajes, perfumes para toda una tienda de cosméticos. Todavia hay personas que inocentemente o premeditadamente me dicen "como cambian las cosas, mírate como eras y mira cómo has caido en picada", yo solo respondo "me di cuenta que lo verdaderamente importante es mi tranquilidad y mi paz, me di cuenta que cuanto más posesiones tienes más apertrechada tienes la mente sin espacio para que entre un rayo de sol que es la luz de la conciencia". Hoy He vendido lo que todavía tiene valor en el mercado y he regalado todo lo demás, y si me preguntas si me gustaría volver a "ser lo que fui" te respondería que no me arrepiento porque en la simpleza de mi vida encontré el espacio para despertar y, en esta pequeña vivienda tipo estudio, no digo que esté totalmente despierta pero sí digo que lo estoy intentando cada día, lo que no hubiera podido hacer si estuviera preocupándome más por lo que digan los demás de mi status que por el concepto muy particular que tengo de mi misma, y eso para mí es todo cuanto cuenta. Felicitaciones por tu disertación, me identifico totalmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Onaira, te puedo contar lo que me paso a mi, yo he sido un gran acumulador, tenia de todo y siempre dispuesto a tener mas, hasta que por trabajo tuve que desplazarme y guardar todo eso en cajas, al cabo del tiempo no solo no eche de menos esas cosas, si no que me olvide por completo de ellas. Cuando las recupere, decidí deshacerme de casi todo, algunas cosas, las vendí otras las regale, solo me quede unos pocos libros a los que guardaba cariño. Ahora solo adquiero aquello que me es útil, y aun así esas cosas no ocupan un lugar en mi mente, solo son herramientas...

      Como tu, no volvería a esa tendencia, el "estar a la ultima" no es algo que me motive, entendí que lo importante esta en otras cosas, cosas que no se compran y que tienen mucho mas valor.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Ya lo dijo no sé qué santo: "Necesito muy pocas cosas, y aquellas que necesito, las necesito muy poco."

    ResponderEliminar
  3. O el mismo Diógenes de Sínope: "OMNIA MEA MECUM PORTO", "Llevo conmigo todas mis pertenencias". Vamos, que lo que realmente necesito cabe en una mochila pequeña. Lo demás es prescindible. Que se lo digan a Francisco de Asís o a los primeros seguidores de Buda...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si todos tuviéramos en mente que no necesitamos todas esas cosas, todos estos imperios caerían solos, sin ningún esfuerzo, sin el uso de la fuerza, sin guerras, ni traumas.

      Eliminar
    2. Pues sí: y no te digo nada de adónde irá a parar todo el sistema socio-económico cuando, como dice Galeb Saleh, recordemos que podemos vivir perfectamente de la luz, sin comer o beber... GAME OVER!

      Eliminar
  4. Yo creo que se puede vivir perfectamente feliz con muchas cosas y tambien con pocas pero yo particularmente prefiero vivir con bastantes cosas aunque no hago de ellas el "centro" de mi vida y ese es el quid de la cuestion pues si hacemos de nuestra escasez material el centro de nuestra existencia tambien caemos en un grave error como el "pobrismo" de la iglesia catolica que ademas es intencionado: intenta inculcarnos el valor de la escasez material para mantenernos dociles ante el desproposito de la sociedad actual.
    El "sanyasi" hindu, ( esa palabra significa el que renuncia a todo incluyendo sus pertenencias) se pasea desnudo con un simple taparabos mientras mendiga su comida y para mi eso es otra de las maneras en que la clasica espiritualidad nos ha estado manipulando, relacionado directamente crecimiento espiritual, felicidad interna con renuncia a lo material, incluyendo la necesidad de reformas sociales o de cualquier otro tipo.
    Lo importante es el reparto equitativo de los bienes que la sociedad genera y no la renuncia a ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que todos conocemos a alguien que lo tiene todo, y seguro que no es feliz, siempre tiene esa sensacion de estar incompleto, solo tienes que ver como los mas ricos del planeta son gente insatisfecha, que a pesar de tenerlo todo, quieren mas y mas. La iglesia católica no es un gran ejemplo, ellos hacen voto de pobreza mientras viven forrados en oro, son incongruentes, y los ascetas o sanyasi, son también un caso muy extremo, y no es eso lo que expongo, no le pido a nadie que lo de todo, pero al menos que sepa que loa felicidad no esta en el ultimo iphone, el jacuzzi o el coche de moda. Todo esto es mi opinión y es la conclusión a la que he llegado, por supuesto valoro la tuya como valida, si a ti te sirve.

      Eliminar
    2. simplemente quise explicar que la cantidad de cosas que uno tenga o no, no debe ser determinante ..hay epocas de la vida donde la abundancia material llega por si sola y en otras hay escasez.. hay que aceptar ambas y no convertir en tener o no tener en el centro de tiu vida pues ninguna de ellas debe tomarse como lei motiv ...la iglesia catolica nos manipula al hablar de la pobreza como algo casi deseable cuando en realidad el ser humano deberia tener lo que necesita en cada momento.. el sanyasi hace ostentacion continua de su pobreza y hace de ello el centro de su existencia..craso error en mi opinion¡¡

      Eliminar
    3. Jorge en acuerdo con tu punto de vista en el equilibrio esta la maestría de la vida y nuestras decisiones deben ser desde el corazón y no por circunstancias.
      Elena

      Eliminar
    4. Te entendí perfectamente y gracias por matizar tu opinión Jorge, es un placer compartir opiniones. Por supuesto que la ostentación de la pobreza es un claro ejemplo de pobreza de espuiritu. La abundancia cuando llega de forma natural muchas veces es por la actitud y la forma de pensar, una mentalidad sin carencias, crea una realidad abundante, esa es la clave que muchos omiten, no se trata de dinero sino de crear tu caudal de recursos. Si piensas que eres pobre, seras pobre siempre, esto es una ley universal y se cumple, por eso el sistema infunde esa mentalidad de escasez en la gente.

      Eliminar
  5. Si queréis pasar un buen rato leyendo sobre los cínicos griegos y sus vidas autárquicas, os recomiendo, la obra de Carlos García Gual, "La secta del perro", en Alianza Editorial

    ResponderEliminar
  6. Y aquí un audio sobre Diógenes de Bernardo Souvirón: http://www.ivoox.com/diogenes-sinope-filosofia-los-audios-mp3_rf_2637246_1.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay un hueco para los clásicos, gracias!!

      Eliminar
  7. Por avatares de la vida tuve la oportunidad de estudiar marketing. Es el arma más temible para manipular a los seres humanos. Lo primero que aprendes es a satisfacer las necesidades de los clientes mediante las características de tu producto y a Crearle necesidades que pueda satisfacer tu producto o servicio. Mediante las técnicas de marketing y ventas se podría vender un soldador de llama al mismísimo Satanás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El marketing usa técnicas de control mental, para convencer al cliente que necesita imperiosamente lo que sea... conozco algo el marketing y es la leche, la gente cree que la publicidad no le afecta, pero luego compra esos productos, sin criterio alguno.

      Eliminar
  8. hola,

    En mi caso me he desprendido de la necesidad de comer, si, como lo leéis, no como, ya que practico el respiracionismo. Solamente bebo líquidos. Cuando te desprendes de la comida, de repente eres libre, y te preguntas muchísimas cosas......

    Tengo un mini blog dónde explico este tema, por si a alguien le interesa. No promuevo nada, ni tengo intención alguna de nada, pero estoy deacuerdo en lo de la pobreza, la cual no es ncesaria. Si saber vivir con de manera sencilla, pero no ser pobre. Eso es una manipulación total.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien descrito Galeb, no se trata de ser pobre o rico, sino coherente, tener lo necesario para vivir, sin ser preso de esas cosas. Me pasare por tu blog ya que me llama mucho la atención eso de no comer...

      Eliminar
    2. Exacto, Galeb. A eso me refería. Una cosa es la pobreza y otra muy distinta la austeridad. Todavía conservo algo de poder adquisitivo pero ya no dirijo mi atención a tener, ahora solo quiero ser.

      Eliminar
  9. El blog:

    despertemostodos.blogspot.com.es

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Genial la información de tu blog sobre el respiracionismo! Creo que los que actualmente se alimentan del prana solo son la avanzadilla de lo que, andando el tiempo, será normal para todos los seres de este planeta. Basta ya de depredar, aunque sea una lechuga, para vivir. Nos engañaron también en este paradigma. Si somos luz podemos vivir de ella, sin parasitar a otras vidas, sean estas animales, vegetales o minerales.

      ¿Has visto los vídeos sobre Jerico Sunfire? Inedia desde hace años y entrenador personal, con un físico envidiable...

      Eliminar
  10. He visto algo, pero cuando me estaba empezando a volver loco porque no encontraba información útil acerca del respiracionismo, encontré un blog de un chico llamado Roberto Reyes: http://yonocomonuncamas.blogspot.com.es/

    leyéndolo decidí hacer lo mismo. Es la única información verdadera, todo lo demás son opiniones y cosas incoherentes que te desvían de tus intenciones. Por cierto, mi experiencia está escrita en tres partes, están en Junio y Julio de 2014.

    ResponderEliminar

Comenta si lo deseas, respeta siempre las opiniones de los demás. Como administrador podre moderar si encuentro algún comentario fuera de tono o que considere irrespetuoso.
Por defecto se eliminara los comentarios que incluyan SPAM

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...