La Muerte Intelectual.






Nacemos cuando morimos y morimos cuando nacemos. Al nacer dejamos atrás una existencia, otra realidad, otra forma de expresarnos, de Ser, por lo tanto morimos, y al morir dejamos esta existencia física, y tomamos otra mas sutil, mas liviana y sencilla, por lo tanto nacemos nuevamente. La muerte es una frontera que cruzamos constantemente, es un limite que nos trasforma siempre y muda en nosotros totalmente todo nuestro Ser. Diariamente vivimos constantes muertes, cada día algo en nuestro interior se renueva, muere y se transforma. Superamos ciclos, quemamos etapas, morimos y volvemos a nacer completamente transformados. Esto también le sucede a nuestra mente, que según va madurando, va naciendo y muriendo, se transforma y nos trasforma como personas, creando un carácter y una personalidad definidas, una forma de pensar y de entender, que si realmente somos inteligentes, jamás quedara inalterable.

Al crearnos nuestro rol, este es formado por el esqueleto que tu educación y la tradición, que arrastras por tus vínculos sanguíneos. Posteriormente ese esqueleto se va musculando con todas las creencias, y todo ello es alimentado por un sistema circulatorio lleno de incertezas y miedos. Parimos al mundo ese personaje que mostramos como parapeto ante posibles decepciones y fracasos. Este pelele es parcheado y remendado según vamos sorteando todas y cada una de las batallas que la vida social nos pone delante. El dolor y el sufrimiento acaban curtiendo la piel de ese muñeco que nos representa, y que constantemente piensa y dice, lo que se espera de él. Ese somos nosotros, el que nuestros padres desean tener como hijo, el que nuestros maestros querrían tener como alumno, el que nuestros amigos quieren tener como amigo y el que nuestra pareja desea tener como amante. Ese, es todo lo que somos, somos como los demás esperan que seamos, pero ¿realmente sabemos como somos? Supongo que la mayoría respondería afirmativamente engañándose así mismos, sacando ese pelele que tantos palos se llevo y que tanto amortiguo nuestras caídas, pero mintiéndonos no averiguamos lo que somos realmente, crees que sabes lo que eres, pero al final es solo una creencia mas, una creencia solapada a otras tantas, que hay en tu haber y que crees que te identifican y te definen.



Finalmente afrontar la realidad, es darse cuenta que solo vivimos para cumplir expectativas, pero que nunca supimos como crear las nuestras. Afrontar que nunca nos encontramos y que nunca nos conocimos, supone un proceso de muerte brutal. Muerte porque a partir de ese instante, muere ese personaje que encarnamos en el pasado, muere el pelele que salio en nuestra defensa y muere definitivamente, todos esos sueños y esperanzas ajenas, que fuimos esforzándonos por cumplir. Mueren las expectativas y con ellas, las metas y los logros que no nos definían como personas. Es una muerte intelectual, una muerte mental, donde enterramos a alguien que nunca fuimos nosotros, pero que nos permite nacer de nuevo y brindarnos la oportunidad de empezar a conocernos y ser quien realmente somos, cumpliendo nuestros propios sueños, consiguiendo nuestros propios logros y superando nuestras propias metas.

Desde ese instante serás una persona nueva para el mundo y todo lo que te rodea morirá para ti, tu familia deberá transformarse para conocerte de nuevo, para conocer quien eres realmente, que habla diciendo lo que quiere escuchar de sus propios labios y que piensa lo que su propio corazón le dicta, sin influencias ni impostaciones, solo tú y tu nueva forma de ser tú. Has nacido, y como todo parto es doloroso y requiere adaptarse y aprender desde cero, pero el esfuerzo merecerá la pena, porque ya no habrá nadie mas que tú, para criticar lo bien o lo mal que lo hagas cuando te equivoques, ya no existirá el error, solo el ensayo, el perpetuo entrenamiento, para refinar tus dones y tu personalidad. Ser tú, es costoso y probablemente doloroso, ya no hay coraza y estas expuesto constantemente, pero pronto sabrás impermeabilizar tu corazón de toda la negatividad, que la envidia despertara en aquellos que no se atrevieron a morir y renacer como hiciste tú.




8 comentarios:

  1. Es alentador lo que escribes. Mi personaje se encuentra en ese proceso de muerte brutal y es muy duro. No siempre es la envidia que despertamos en el otro, tambié es el juicio que hacemos sobre el entorno que nos rodea al preguntarnos si seremos capaces de adquirir la tranquilidad, serenidad y fuerza interior suficente para asimilar los retos que dispone la vida para nosotros. Y tengo la sensación de que, a veces, a algunos nos lo ponen más difícil que a otros. Una frase que me ayuda en tales momentos es decirme que mañana será otro día y que lo fue no tiene por que volver a repetirse. Pero como digo, no es fácil, ya que el intelecto suele jugarnos malas pasadas y la acumulación de acontecimientos negativos van cargando la mochila. Me ha venido bien leerte.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena conclusión My, nuestra capacidad para superar las pequeñas adversidades de cada día es a que nos hace conocernos mejor, disimular o crearnos una pantalla, no harán mas que agravar el choque cuando todo eso no se sustente. Hoy un poco mañana otro poco y día a día se supera todo. No hay nada imposible...

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Dicen que ya en el Oráculo de Delfos estaba escrita la propuesta: "Conócete a ti mismo". Algo heroico, épico, para el ser humano en un planeta con tantísimas limitaciones de toda índole.
    El viaje de regreso ("nostos") a Ítaca es sumamente peligroso, aunque como dijo Kavafis, todos tus miedos aparecerán, proyectados como hologramas, a cada paso. De ti depende reconocerlos como tales o sucumbir a sirenas, hechiceras, cíclopes, ninfas, antropófagos, lotófagos, princesas, escilas y caribdis... Nada ni nadie te asegura una feliz llegada a Casa (epistrophé)...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Jesús, vamos quemando etapas y no podemos quedarnos atrapados en ninguna de ellas, el éxito esta elacionado con nuestra capacidad de autosuperación.

      Eliminar
    2. Así es Jesús, vamos quemando etapas y no podemos quedarnos atrapados en ninguna de ellas, el éxito esta elacionado con nuestra capacidad de autosuperación.

      Eliminar
  3. Muy bueno como siempre Rubén, de hecho acabo de publicar un post que siento que es muy complementario con lo que comentas. Es momento de atreverse a soltar y liberarnos de todo aquello que nos limita.

    http://elobservadorpacifico.blogspot.com.es/2015/01/6-ideas-para-soltar-lastre-emocional_27.html

    ResponderEliminar
  4. Que articulo mas bien relatado. Hace 2 días entre en el blog y seguiré leyendo. La consumación de nuestros errores, la vamos a ir viviendo encarnación tras encarnación, dándonos lugar a perfeccionar nuestras psiques, y adquirir mas consciencia de quienes somos, no a nivel exterior como ya podemos experimentar, sino a nivel personal donde nuestra eternidad, se basa en capas y capas de purificación de nuestro propio crecimiento. Ahí se refleja la muerte constante de nuestras identidades humanas.... Gracias

    ResponderEliminar
  5. Para tener enemigos no hace falta declarar una guerra; sólo basta decir lo que piensas. Martin Luther King.

    ResponderEliminar

Comenta si lo deseas, respeta siempre las opiniones de los demás. Como administrador podre moderar si encuentro algún comentario fuera de tono o que considere irrespetuoso.
Por defecto se eliminara los comentarios que incluyan SPAM

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...