Casualidad o Suerte... en realidad ninguna de ellas.






Habitualmente de nuestros labios salen palabras que encierran conceptos como casualidad o suerte que aceptamos como ciertos, pero que no entendemos. Esto es una constante solo superada por los tacos que proferimos al hablar. Es muy común dejar a la deriva del azar todos esos pequeños sucesos sorprendentes que guardan complejas explicaciones, con la casualidad y la suerte etiquetamos todo lo inexplicable de nuestra cotidianeidad para no pensar demasiado y continuar cuanto antes con la rutina, las obligaciones y los quehaceres. Pensar que un suceso es fruto de la casualidad, y de la buena o mala suerte que hayamos tenido, es cegar nuestra conciencia a nuestros propios actos y la poderosa influencia que ejercen en el tejido de la realidad. Prestamos una dedicación exclusiva de todos nuestros sentidos y toda nuestra atención, a la casa, el coche, el trabajo, la familia… Que hasta cierto punto es lógico si no quieres naufragar en este sistema social existente, pero que nos ciega ante lo verdaderamente importante, que es nuestra capacidad para tejer esa realidad que nos golpea a diario.

La gente que nos cruzamos, las situaciones que nos agolpan y las consecuencias que sufrimos no son casuales, nada en este universo gira en torno a la casualidad, nada se produce porque si, si no todo lo contrario. Toda acción tiene una reacción, esto que suena básico, generalmente no se tiene en cuenta, y creemos que nuestros actos se pierden en la nada y no contraen consecuencias. La reacción de nuestra acción puede ser percibida a corto plazo e instantáneamente, pero por lo general los engranajes de la realidad que sufrimos, giran despacio y sus ruedas dentadas nos acaban mordiendo cuando menos lo esperamos. La casualidades no son mas que causalidades, siempre hay una causa para todo, nuestra desmemoria e inconsciencia, no son excusa para que aquello que no dimos importancia y quedo guardado en el cajón del olvido, hoy nos golpee con todas sus ganas marcándonos de por vida. Unos querrán llamarlo Karma, otros ley del Talión, el caso es que el sistema vertiginoso en el que estamos inmersos, no nos permite parar y acolchar nuestras emociones, para prepararnos ante posibles reveses, es por eso que nuestra inmadurez nos hace caer en la autocompasión y la consecuente depresión, no nos acostumbramos a perder, culpando a los elementos, de las circunstancias de nuestros actos. No es casualidad que te llegue una mala racha, no es casualidad que tus relaciones sociales se rompan, no es casualidad que esa persona llegue a tu vida en el peor momento, no es casualidad, si no causalidad.



Con la suerte pasa igual, no existe la suerte y la diosa fortuna, no es mas que una mala invención. Creer en la suerte, es como continuar creyendo que los niños los trae la cigüeña, ni tiene sentido, ni fundamento lógico y es mas propio de una mentalidad inmadura. Si conocemos y entendemos como funcionan las leyes universales, sabremos que la suerte las contradice todas. La suerte tal y como la entendemos premia y castiga ciegamente, sin tener en cuenta las circunstancias de la persona, si es bueno o malo, si lleva un modo de vida correcto o no, si necesita o no realmente la suerte en su vida. La suerte es arbitraria e inconsciente, y da al que mas tiene y quita al que menos posee, pero esto en realidad no es suerte, esto es aplicar conocimiento. Comprar un boleto de lotería apelando a la suerte, para que sin esfuerzo nos cambie la vida de la noche a la mañana, es de una ingenuidad increíble, pensar que los juegos son realmente de azar es de un desconocimiento que abruma, por eso no podemos maldecir nuestra mala suerte, si no comenzar a adquirir los conocimientos para que la suerte desaparezca de nuestras creencias de una vez por todas.

La suerte al igual que la casualidad, responden al mismo mecanismo, en el que con un concepto erróneo y vacío, el sistema evade la responsabilidad del conocimiento y la profundidad del pensamiento existencial. Finalmente la suerte y la casualidad funcionan igual que la religión o las ideologías, son conceptos prefabricados, sembrados en la mente social y asumidos como auténticos sin necesidad de demostrar su fundamento, solo son y punto. Es un pensamiento de terceros que fue implantado como propio. Es mejor no pensar y achacar al azar todo aquello que nos pasa, sea bueno o malo para nosotros, que responsabilizarnos de nuestras acciones asumiendo las posibles consecuencias que a corto o largo plazo, estas nos puedan acarrear. Su desaparición de nuestras vidas no tiene por que pasar por un proceso de toma de conciencia aunque fuera lo idóneo, no es absolutamente necesario, pero si es vital, que se empiece a atesorar un interés, por utilizar el conocimiento que hoy día esta al alcance de todos, para tomar las riendas de nuestras vidas y saber reconocer cuando una acción va a producir una reacción, que a largo plazo pueda acarrearnos mas de un disgusto, una acción que no es casual, y una reacción que no fue fruto de la suerte. Las acciones surgen concatenadas, esas mismas acciones como pequeños bumeranes, que llegan con la misma fuerza que fueron arrojados, por lo tanto, unos tardaran más que otros, pero todos llegan y puede que no estemos atentos y nos golpeen en la peor parte.

Mide y se consciente cada vez que actúes, ten presente que tus actos golpean a terceros y esos terceros a otros tantos, y que para cuando la ola llega a ti, puede que esta sea un tsunami. La teoría del caos, no es más que la ley de acción/reacción matizada por la ciencia, la matemática y la probabilidad estadística, pero con esa etiqueta de “teoría” que resta demostrabilidad a la propia ciencia. En este mundo no existen clases, no hay afortunados y desafortunados, si no personas que saben y aplican lo que saben y personas que creen y aplican lo que las personas que saben les dicen que deben creer. Ahora tienes la posibilidad de posicionarte y tomar las herramientas que tienes a tu alcance, y decidir si quieres ser de los que saben o de los que creen que saben.



1 comentario:

  1. Muy buena reflexión.
    Bajo mi punto de vista, la "suerte" es pura inconciencia de todas aquellas leyes Universales que están en juego constantemente y que se hayan a un elevado nivel vibracional.

    Mala suerte puede ser que emprendas un proyecto, mandes ese pensamiento al Universo, trabajes en ello durante cierto tiempo y en el momento de que esa idea sembrada (sea el plano que sea) comience a brotar de la tierra y de repente digamos que no hay nada. Qué mala suerte!!!
    Cuando en realidad justo en ese preciso instante dicha meta estaba a la vuelta de la esquina.

    ResponderEliminar

Comenta si lo deseas, respeta siempre las opiniones de los demás. Como administrador podre moderar si encuentro algún comentario fuera de tono o que considere irrespetuoso.
Por defecto se eliminara los comentarios que incluyan SPAM

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...