La Oveja Valiente Evoluciona. (L.O.V.E.)






Erase una vez, una oveja que vivía feliz junto a sus hermanas, ella como las demás, vivían felices porque su pastor era bueno y cubría sabiamente sus necesidades, construyó exclusivamente para ellas un entorno seguro y libre de depredadores, ningún lobo podía llegar con nocturnidad y alevosía, y cobrarse unas cuantas victimas. El pastor aseguraba su seguridad y cuidaba que no les faltara pasto fresco, agua y un sitio al que poder llamar hogar, a cambio, solo se cobraba el favor con su lana y su leche, parecía un intercambio justo por la tranquilidad y la seguridad que les aportaba.

Todos los días salían a pastar, un gratificante trabajo, con el que aportar su granito a ese sistema, que tanto necesitaban, para mantener alejado el peligro. Solo de pensar en quedar solas y expuestas, las llenaba de pánico. El pastor contaba con la ayuda de un perro, fiel y leal que cuidaba del rebaño. El perro era un gran intermediario y no solo cuidaba de que ninguna oveja se descarriara, si no que constantemente se ocupaba de recordar a todas las integrantes del rebaño, los riesgos de quedar separadas y solas, fuera de ese maravilloso hogar que les fabrico el pastor exclusivamente a ellas.


Un día una oveja curiosa comenzó a separarse del rebaño, a diario Parda, que así se llamaba, intentaba alejarse un poco mas del resto, el perro cada vez que esto pasaba se volvía mas y mas fiero con ella e intentaba por todos los medios devolverla al rebaño, consiguiéndolo cada vez tras un mayor esfuerzo. Esta oveja negruzca y fea, era observada pacientemente por el pastor, que veía como un día tras otro, esta oveja rebelde trataba de escapar. No era una oveja excesivamente especial para el, su lana no era blanca e inmaculada como las otras, era mas bien cenicienta, tirando a negruzca, era poco aprovechable y su leche no destacaba especialmente del resto, era una oveja mas, casi prescindible, se planteo que quizá, mantenerla en el rebaño daría mas trabajo que beneficios y si persistía en su obsesión por escapar, no tendría mas remedio que sacrificarla.

Todas las demás ovejas recelaban de esa oveja negra y descarriada, que con su actitud estaba provocando que el pastor que amigablemente les había ofrecido su hospitalidad, se volviera en su contra y peligrara la seguridad que durante tanto tiempo las abrigo. Muchas voces en el rebaño incidieron en mostrar su desacuerdo con la actitud de esa oveja, excluyéndola del grupo, dándole la espalda, para que el pastor viera en ese acto un desacuerdo unánime con la reprobable y loca actitud de esa oveja conflictiva. Pero una oveja temerosa como las otras, pero mas perspicaz, estuvo observando a esa oveja revolucionaria durante todo ese tiempo, lejos de juzgarla, esta intento comprenderla, que era lo que esa oveja había llegado a razonar, para llegar a la conclusión de abandonar la seguridad y la comodidad que aportaba el rebaño fuera la mejor opción. Que locura se había adueñado de ella para que todo su estatus social en el rebaño se viera en entredicho, ¿Por que arriesgarse así por nada? ¿Por que abandonar el sistema que mejor se adecua a su modo de vida? No lograba llegar a una conclusión, así que decidió investigar.

Un día como cualquier otro, esa oveja rebelde emprendió nuevamente su escapada, aprovecho un descuido del perro y se separo del grupo, como siempre trato de aproximarse a la montaña que estaba coronada por una manada de cabras montesas. Cuando estaba a punto de lograr su objetivo se percato de que la seguían, era esa oveja curiosa que trataba de encontrar una explicación a semejante locura.

— ¿Qué pretendes? —Le dijo la oveja fugitiva a su curiosa perseguidora. —
— Quiero saber por que quieres escapar… —La contesto. —
— Por que quiero estar como una cabra. Replico enseguida, casi sin pensar.
— ¿Por que querría nadie estar como una cabra? Todo el mundo sabe que están locas…
— Lo que tú llamas locura… ellas lo llaman libertad. —Contesto si vacilar. —

La oveja curiosa no comprendió la respuesta y volvió junto al rebaño, dejando atrás a su compañera fugitiva, que esta vez, logro su objetivo y se unió a las cabras. El pastor no echo de menos a ese tozudo animal, casi se alegraba de haberla descarriado, dejaría por fin de preocuparse y seguramente esa misma noche seria pasto de los lobos.





Los días se sucedieron y la oveja curiosa siguió intrigada, poco a poco comenzó a germinar en ella la semilla de la duda, empezó a distanciarse del resto, comenzó a cuestionarse su papel en el rebaño, dudo del altruismo del pastor y vio en el perro a un represor. Intento razonar con sus compañeras, hacerlas comprender que vivían una mentira. Todas la conocían bien, sin duda la escucharían y entre todas comenzarían a cambiar ese sistema corrupto, pero las ovejas que mas la conocían, las que mas la querían y apreciaban, fueron las primeras en censurarla, el rebaño se puso agresivo con ella y la amenazaron con excluirla como hicieron con Parda. El miedo se adueño de esa oveja curiosa, no imaginaba un mundo en solitario, sin el abrigo y el apoyo de las otras ovejas, eso no podría augurar un buen futuro. Esa noche apenas descanso y a la mañana siguiente trato de integrarse de nuevo en el rebaño, pasto con sus compañeras y trato de realizar su vida en esa zona de confort que le ofrecía su integración en el rebaño.

Las noches sucesivas apenas pego ojo, miles de ideas inundaban su cabeza, locuras quizás todas ellas, por su mente empezaron a volar multitud de teorías, que el pastor solo las quería por su lana y su leche, que no eran consideradas mas que un medio de subsistencia para él, que no las quería y no las cuidaba por lo que eran, si no por lo que aportaban. Todas esas febriles teorías, fueron fraguándose y asentándose en la mente de aquella oveja. Los siguientes días la cosa no mejoro, su estado pasaba de la apatía al enfado y del enfado a la excitación, por sus ojos se paseo la libertad, apenas había rozado esa sensación, ese sentimiento puro y autentico, y comprendió por fin que ya no había vuelta atrás. Concluyo que la libertad no era una locura, si no un modo de vida, distinto al que conocía, lejos del rebaño dócil y complaciente, lejos de la cerca y lejos del pastor. La libertad era una nueva forma de ver el mundo, una nueva forma de ver salir el sol y de convivir con el resto de seres que poblaban la naturaleza, por fin había comprendido aquella locura que su compañera fugitiva le dijo antes de marcharse del rebaño, por fin se fueron los estados de animo confusos y las dudas que atenazaban su mente desaparecieron, ahora lo veía todo claro, quería estar como una cabra.

No espero al día siguiente, no espero a que llegara la noche, no espero a que el perro durmiera o que el pastor se despistara, simplemente no espero. Corrió con todas sus ganas y saltó la cerca, salto con tanta fuerza y tan alto que hubiera sido imposible evitar que huyera de su prisión, corrió y corrió, y no miro atrás, se olvido de la seguridad del rebaño, se olvido de lo que las demás ovejas pudieran pensar, se olvido del perro y del pastor, se olvido de todo aquello en lo que creía y emprendió su huida a un nueva forma de ver la vida, una forma que antes era vista como caos, como lo oscuro y lo inescrutable… Corrió, corrió y en cada zancada que daba, estaba mas y mas cerca de lograr su objetivo. Ya no había vuelta atrás, nadie podría impedir su libertad, porque esta, primero infecto su mente y luego contagio su cuerpo de forma incurable.

Cuando se quiso dar cuenta se hallaba a los pies de la montaña, donde unos días atrás dejo a su loca compañera. Parda pronto bajo a recibirla y extrañada le dijo…

— Hace días que te espero, ¿Por qué has tardado tanto? —Le pregunto Parda a su amiga. —
— Cuesta mucho ver la verdad cuanto la tienes a la vista… —Contesto la oveja valiente. —

Ambas rieron y hablaron durante largo rato, pero Parda se callo por un instante y le dijo que aun debía hacer una ultima cosa, estar como una cabra. Ella no entendía que quería decir, creía haber entendido el concepto, estar como una cabra era la locura de ser libre, de romper tus propias barreras y expandir tus horizontes, pensó en voz alta.

— Todo eso es muy bonito. —Le inquirió Parda— Hasta que no estés como una cabra no sabrás nada, solo creerás saberlo, y habrás huido por nada.





Parda miro hacia la cima de la montaña y le dijo que subiera allí. El miedo se adueño de la oveja valiente, que ahora, ya no lo era tanto. Miro hacia arriba y sus patas comenzaron a cimbrear, empezó a recular poco a poco, y balbuceaba cosas incomprensibles. Parda contaba con ello y la detuvo, trato de calmarla y le dio un pequeño empujón para animarla a subir. La oveja valiente, enfrió su mente, respiro profundamente y se sereno, comenzó a subir lentamente por la ladera de la montaña y se dio cuenta de que en realidad no era tan difícil, a cada paso que daba, se insuflaba ánimos a si misma y subía lentamente. Por el camino se encontró con algunas cabras que la animaban a subir, le decían que no conocería el mundo real hasta que no llegara arriba. Ella respiro y siguió subiendo, encontró un saliente que le dio algo de seguridad, pero cuanto mas subía, este saliente mas se estrechaba, pequeñas rocas caían golpeando la pared de la ladera en su rápido descenso.

A cada paso que daba en su intrincada y difícil escalada, ponía a prueba todas sus convicciones, cada tramo que superaba, tiraba abajo algunos de sus miedos, cuanto mas difícil parecía el obstáculo mas se daba cuenta de su capacidad para superarlo, cuanto mas quebradizo el suelo, mas fuerte su confianza. Parda la observaba desde abajo con mirada atenta, examinando cada uno de sus movimientos, viendo como quemaba etapas. Uno a uno, todos los miedos fueron desapareciendo y su corazón latía como nunca, con tal fuerza que era imposible oír otra cosa, ya no escuchaba a las otras cabras, ya no escuchaba el viento, no escuchaba el sonido que las rocas hacían al caer a su paso, solo oía a su corazón y este no paraba de latir, era un sonido que le empujaba a dar el siguiente paso, a tomar decisión correcta, a caminar sin miedo, un sonido que la recordaba en cada instante, que ahora era cuando realmente estaba viva.

Cuando quiso darse cuenta estuvo por fin arriba, recupero el resuello y lentamente alzo la mirada, lo que se descubrió a sus ojos, la dejo impactada, por unos instantes contuvo la respiración y después respiro profunda y lentamente. Por mucho empeño que hubiera puesto, jamás hubiera imaginado lo que tenía ante sus ojos, desde allí arriba podía ver el mundo entero, no solo veía el valle y la granja, veía bosques, ríos, pueblos e incluso más montañas…
Se giro sobre si misma para tener una panorámica completa, abajo podía ver como se desarrollaba la vida con una normalidad casi ritual, se sentía ajena a ella y a la vez parte principal, el sol era distinto desde allí y las nubes pasaban indiferentes y tranquilas, prácticamente a su alcance. Desde ese momento se supo libre, sin miedos, sin ataduras, libre, formando parte de un todo, unida a la montaña y esta a su vez al mundo, sentía que todo nacía allí y moría allí, miro al horizonte y susurro…

— Estoy como una cabra.


Rubén Torres.



Este pequeño cuento lo he escrito para vosotros, y para que saquéis vuestra propia lectura del mismo, no hay ninguna pretensión detrás de él, solo es un pequeño ejercicio, espero que os guste y os sirva.

Un saludo a todos.



12 comentarios:

  1. Interesante. Mucho@s nos acomodamos después de saltar la valla y realmente la libertad es la....CIMA .

    ResponderEliminar
  2. Estoy saltando obstaculos¡¡ y quiero estar loca como una cabra¡¡

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno gracias, es así.

    ResponderEliminar
  4. http://yeranauthiz.tumblr.com/post/91692201849/goat-kid-radical-jump

    ResponderEliminar
  5. Si señor... Muy inspirador!!! Gracias!!!

    ResponderEliminar
  6. CONCLUSIÓN: Las Ovejas negras no son la historia que nos han contado. Y es precisamente lo que el sistema no quiere porque lo destruiria. Y que las únicas ovejas negras en su aspecto negativo son las que atentan contra su misma y demás especies. Y lo que muchos llaman locura, no es otra cosa que libertad.

    ResponderEliminar

Comenta si lo deseas, respeta siempre las opiniones de los demás. Como administrador podre moderar si encuentro algún comentario fuera de tono o que considere irrespetuoso.
Por defecto se eliminara los comentarios que incluyan SPAM

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...