Conoce a tus carceleros y libérate de tu celda.






Una de las situaciones de la cual nos convencen a través de las creencias, es que nuestro cuerpo es de dios y no podemos destruir algo que no es nuestro. Los avatares que fabriquemos en este juego, no son de nuestra propiedad, y para mantenerlos debemos pagar un arrendamiento por su uso, a través del duro esfuerzo de nuestro trabajo. Tu valor es equivalente a los réditos que les generas y según produzcas, será tu estatus en su mundo. Durante la experiencia mal llamada vida, seremos virtualmente esclavos, mataremos y moriremos cuando ellos digan, crearan el clima necesario para ser ordeñado sin protestar. Será pecado matar, pero estará permitido hacerlo, siempre y cuando ellos lo permitan y participen de ello, ya sea en guerras, terrorismo o como un vil y cobarde asesino, si estas entidades han disfrutado del banquete que les has proporcionado, serás recompensado, pero habrás vendido tu alma.

Si nuestra realidad a día de hoy es una mazmorra, un holograma puesto ante nosotros para olvidarnos de quienes somos y de cual es nuestra meta, para seguir la zanahoria de las creencias y de las falsas verdades, que nos guían por el camino equivocado y vivir atrapado en esa cárcel, pero ¿Quienes son nuestros carceleros? Bueno es fácil que pienses, que aquellos que te hacen la vida imposible son tus verdaderos carceleros, banqueros, políticos, empresarios o el clero, esa élite, que todo lo maneja y que te tiene esclavizado, que sientes su látigo diariamente en tu espalda y que se ríen del sudor de tu esfuerzo, que controla lo que ganas, lo que piensas y lo que crees. No estarás del todo equivocado si piensas así, ellos son el primer escalón de tu represión, ellos son la herramienta que ejecutan finalmente e influye directamente en tu vida, son el primer filtro entre la masa y el carcelero.


Todos los problemas cotidianos fueron diseñados para que nunca
tengas tiempo para pensar, hacerte preguntas y vivir consciente.



Mantener esta cárcel holográfica requiere de mucho personal, y de muchos métodos para que fijes la mirada en esa irrealidad. El dinero, el trabajo, la posesión material, la televisión, la alimentación, la medicación, la ciencia y las creencias, son solo quizás algunos de los barrotes de tu celda, seguro que si te paras a pensar, encontraras muchos mas, de estos barrotes, que impiden que seas tu mismo y que seas libre. Los primeros carceleros y los mas feroces, serán los que mas cerca están de ti, aquellos que mas te quieren, tu propia familia. Ellos cuidaran que no te salgas del programa y seas un individuo mas en el sistema, alguien “normal” decente que trabaja, forma una familia y engrasa con su sangre la maquinaria del sistema. Después les seguirían tus amigos, tus vecinos, tus compañeros de trabajo o tu jefe, que te quitaran de la cabeza cualquier resquicio de locura transitoria que sugiera que has despertado y te has dado cuenta de la gran mentira.

Posteriormente en esta pirámide escalonada, les siguen esos ogros antes mencionados, políticos, banqueros, etc. Estas élites están ahí solo para dar la cara, son como juguetes, que una vez rotos se olvidan y se sustituyen fácilmente por otros, son verdaderos comodines del sistema, una especie de tontos útiles nada mas. Da igual que ideas defiendan y que opuestos sean o parezcan unos de otros, todos están puestos por el sistema y todos responden al modelo dual bueno-malo, izquierda/derecha, comunismo/fascismo, religión/ateísmo, puestos para que focalices tus sentidos en algo concreto y tangible y olvides el resto de los engranajes de esta maquinaria.





Los carceleros que siguen en los mas altos escalones de la pirámide, los puedes imaginar fácilmente, grupos de poder, logias masónicas, sociedades secretas, todos y cada uno de ellos tienen alguien por encima. Según vas escalando posiciones, las garras del poder se van difuminando y se comienza a oscurecer, no vas a encontrar personas concretas con nombre y apellido, una vez llegues arriba, no podrás mas que conjeturar, teorizar y dar palos de ciego, porque los que realmente manejan el mundo no tienen cara, ni tienen una identidad definida, no pueden ser señalados, ni localizados, es algo tan confuso y borroso que finalmente bajaras unos peldaños y culparas de todos tus males finalmente a los mismos de siempre.

Es esa indefinición la que los ha mantenido en la cúpula durante milenios, te toparas con teorías extraterrestres, reptiles, anunnakis, seres dimensionales y un catalogo de imprecisiones que conseguirán que continúen ocultos y ordeñando tranquilamente a la humanidad, no quiero decir que no existan, simplemente no son tangibles. Céntrate y deja de matar dragones, no continúes buscando a tus carceleros, ya que tú eres la llave de tu propia celda y ser libre depende de ti. Remángate y empieza a trabajar en lo verdaderamente importante, deja de juzgar y culpar a nadie, la única verdad que existe es la que tú encuentres en ti, la única conspiración es la que tu mismo te creas, tú eres tu peor enemigo, pero también eres tu mayor aliado. Esta es una aventura que nadie puede vivir por ti, debes aclarar tus prioridades y echarle arrestos, enfrentarte a tus miedos y tomar el control que cediste a otros hace años, así y solo así, lograras escapar de tu cárcel.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...