Por qué el Ser Humano finalmente será Libre.



Hace algo más de cuatro años publique una reflexión la cual aún suscribo palabra por palabra titulada “Porqué no habrá Nuevo Orden Mundial en la Tierra”. En aquel entonces, aquello fue tomado como algo ingenuo, pero lo cierto es que contenía una importante arma, un recurso para desestabilizar el sistema desde nuestra propia voluntad.

En aquel entonces la obsesión se centraba en la conspiración, la simbología del cabal y sus agendas para eliminar la población, y asentar el transhumanismo como un cimiento moral en la sociedad. Esto aún hoy sigue dando un agónico avance, ya que solo la población durmiente presta atención a esa Hydra de varias cabezas, que se arrastra y se agita violentamente a pesar de estar sentenciada a morir.

En ese texto remarcaba la importancia de donde y a que, prestábamos nuestra atención. Y esa herramienta aún sigue ahí disponible para que la usemos lo más responsablemente posible.

Aun hoy la mayoría de los Seres informados, que saben y conocen todo sobre el Cabal, su agenda, como lo infiltran en los medios, como usan las tecnologías de proyectos negros para utilizarlas contra ellos, y como detrás de ese Cabal, se hayan grupos exógenos e inteligencia artificial, ha provocado que esos Seres pongan su atención en eso constantemente, quedándose cómo polillas ante una lámpara, revoloteando sin ton ni son, sin lograr nada, ni avanzar nada.

He comprobado cómo se ha creado un dogma en estas personas, como han tomado toda esta información, y se han formado una creencia casi religiosa, donde ellos aún siguen formando parte del mismo rol victimista, en el cual se sienten impotentes ante tamaño despliegue, y siguen sin entender, que todo ello se debe al potencial tan importante e imponente que albergan.

La estima y el amor que sienten por si mismos es tan bajo, que se acostumbraron a ser él bebé indefenso e incapaz, que se creen que son. Su zona de confort siendo víctimas, les hace creer que no son capaces de luchar y vencer, siguen dándose excusas baratas para no hacer nada y continuar sus vidas cargando con la cruz.

Saber que somos monitoreados, e implantados con tecnologías etéricas, tampoco los espoleo, saber que esto existe desde hace miles de años y que los viejos gnósticos (que fuimos nosotros mismos) ya hablaban de este sistema de control, de arcontes y demiurgos… No provoco deseos de liberarse de la esclavitud extrañamente, sino que esto se tomó como algo más a sumar a sus impotencias y sus victimismos crónicos.

Si eres esclavo dale al “like”


Solo si tienes la certeza de cuál es tu situación puedes hacer algo para cambiarla.


Ese es el principio de todo, si uno como Ser sigue albergando en lo más arraigado de sí mismo, que el lugar y la función que ocupa en el mundo es la correcta, jamás hará nada por cambiarlo.

Hay un elefante en la sala y nadie parece querer verlo, nadie quiere reconocer que es un esclavo, pero la realidad es que lo es.

Quizás el termino parezca demasiado extremo, pero es el término que más se ajusta a la realidad. La noción que tenemos de lo que es un esclavo nos llega de las películas. Hombres que son obligados a trabajar a golpe de látigo, hacinados, y vestidos con apenas unos harapos, mugrientos y sudorosos.

La otra referencia cercana es la de los campos de concentración que distintos regímenes dictatoriales crearon.

Nuestro ego no soporta que le comparen con eso, y consideran su trabajo mal remunerado, una simple “situación laboral” fruto de la mala suerte o de unas malas decisiones en su pasado (hay muchas formas de echar balones fuera). Puesto que existen sindicatos obreros (¿alguien sabe para qué sirven?), convenios colectivos, normativas reguladoras, contratos, nominas…

Nadie ve en esto un circuito cerrado, algo así como un corral sin muros, al fin y al cabo no hay mejor esclavo que aquel que cree no serlo, y la gente solo ve una lucha obrera, y unos empresarios egoístas.

Es inútil seguir engañándose, lo cierto es que eres esclavo, y encima estas agradecido por tener trabajo y poder pagar la letras de tu casa, tu coche, tu smarthphone, la luz, el agua, internet, tu ropa de marca y tu comida de anuncio.

El modelo de vida occidental, es el del esclavo agradecido, blandengue y amoral, que pelotea a su jefe y pisotea a su compañero.

Estos son los esclavos que más promocionan y que mejor futuro tienen, porque no solo son esclavos agradecidos, sino que son esclavos traidores. Perfectos caniches para que acaricie el amo.

Qué clase de pueblo consiente esto, y construye su futuro regando con su sudor y su vida, una civilización basada en falsas necesidades y likes…

Este orden caerá por sí solo, por amoral y por ser un intento iracundo de destruir al Ser humano. Un Ser humano que está destinado a desaparecer por consentir.

La sociedad vacua y si valores que premia la mediocridad, y la rebeldía reprimida, nos vende la esclavitud como un modo de vida, y la depredación como el “sueño americano” del triunfo en el que solo el más fuerte logra el éxito, pero en realidad solo el más psicópata lo consigue.
Cuanta menos empatía, mejor, cuanto menos te importe tu prójimo mejor, cuanto menos moral tengas mejor, cuanto más estés dispuesto a denigrarte mejor…
Esto no termina, porque cuanto más lejos estés dispuesto a llegar para lograr el triunfo y la fama, mejor.

Por qué no conviene eludir los conflictos



Desde ciertas doctrinas espirituales se programó esa agenda positivista en la que se inculco la necesidad absoluta de eludir todo conflicto por considerarlo una actitud negativa, estas corrientes programo a miles de personas para ser cobardes crónicos, incapaces de responsabilizarse de las consecuencias de sus actos, incoándolos a huir de toda negatividad y a eludir todo posible conflicto, impidiéndoles así la capacidad humana del prueba/error tan necesaria para aprender y avanzar.

Si bien es cierto que no es correcto meterse en todos los charcos, si es necesario tener una capacidad estratégica para saber cuándo es necesario evitar el conflicto y cuando es necesario intervenir en él. Esto nos obliga a aprender a observarnos, a controlar nuestras emociones, a dosificarlas o úsalas como catalizador.

Como en el arte de la guerra, es importante saber escoger donde es necesario intervenir. Intervenir demasiado no convertirá en un iracundo crónico, y no intervenir nunca, nos convertirá en una bomba de relojería a punto de estallar en un brote de ira.

Una vez tengamos un conflicto a resolver, es importante conservar toda la calma posible, cuanto más calmado y más fría tengamos la mente, mejor razonaremos y mejor expondremos nuestra postura.

¿Porque es importante esto? Simple, porque la mayoría de los conflictos se resolverán solos si los exponemos de la forma adecuada. Es bien sabido que ante una situación de este calibre, la mayoría de las personas están a la defensiva, y con cierta tendencia agresiva. En esta actitud cualquier planteamiento razonable y con peso lógico, será tomado por la parte contraria como una postura negociadora, por lo tanto ya no estamos peleando sino negociando, este simple hecho de por si, aligera la agresividad y predispone al otro a llegar a resolver el conflicto.

No es tanto eludir como saber resolver, ya que una buena predisposición nos supone de por si una ventaja. La parte contraria suele predisponerse para una posible confrontación, si por el contrario nuestra actitud no es beligerante, provocaremos una ruptura de esquemas y una ventaja estratégica, ya que nosotros llevaremos la delantera siempre, mientras que la contraparte deberá improvisar para ponerse a nuestro nivel.

Para esto tan importante es pre visualizar el conflicto para estar preparado para eventuales contingencias, como escoger el momento propicio. Ser pacientes es nuestra mejor opción, no eludimos el conflicto, lo posponemos hasta que creamos es el mejor momento, con la mejor situación.

Nunca nos debe impulsar deseos de venganza, no somos quien juzga que es correcto y que no, solo es nuestro punto de vista, no la verdad absoluta. Hay que tener en cuenta que existen personas que provocan y desean el conflicto porque viven de ello, es una forma de vampirizar, y debemos saber protegernos de ellos.

La Construcción del Holograma.



Durante un tiempo fue un tema muy recurrente, y este, aún perdura como un eco. Gente frustrada ante un panorama sin cambios aparentes, viviendo vidas miserables en un sistema esclavista, cansados y desanimados, propiciaron que se viralizara la frase “Como salir de la Matrix…” y el propio sistema lo aprovecho expandiendo este contenido. Cientos de  sabiondos se subieron al carro donde expusieron sus teorías y métodos para huir de esta Matrix que tanto agobio y desesperación infunde.

Ante verdades como que la reencarnación es una de las imposiciones de esa Matrix y todo el sistema arconte (el cual ha terminado por convertirse en una religión mas), que nos mantiene amnésicos y en cuarentena desde milenios, más frustración y ansiedad se acumuló, y más se popularizo estas formas de intentar escapar.

Sin darse cuenta de que le hacían el juego al sistema, y generaban beneficios a esos tontos útiles que popularizaban sus ridículos métodos para huir de la Matrix. Me posicione e insistí en que huir no solo no sirve, sino que es de cobardes.

Primero, esta Matriz Holográfica es nuestra, la creamos nosotros, por lo tanto no podemos huir de nuestra creación, otra cosa es que tras ceder nuestra voluntad al sistema por sus diferentes métodos (creencias) esta Matriz fuera hackeada, intervenida y usurpada. Por lo tanto no se trata de huir, sino de recuperar lo que es nuestro, limpiándonos del control mental al que nos somete esas creencias, para recuperar la voluntad y encarrilar nuestra intención en el camino correcto.

En anteriores publicaciones en este mismo blog he ido desgranando como realizar esto, lo sencillo que es, y lo difícil que lo hacemos por seguir agarrados a ese clavo ardiendo, que son esas inútiles creencias que nos hacen delegar, en un sistema arconte que nos controla y nos reprograma.

Los arcontes, dioses, demiurgos o como los quieras etiquetar, solo tienen poder mientras se cree en ellos, cuando estas creencias desaparecen estos arcontes mueren con ellas, con tu atención, tu adoración, tu fe ciega, les das permiso para existir, y la voluntad necesaria para operar en la Matriz Holográfica en tu nombre.

Pero esto lo entenderás cuando sepas como se construyó, y como funciona esa Matriz.
La conciencia es la creadora, todos somos un fragmento de esa conciencia primigenia de la cual somos origen, la conciencia decide fragmentarse e individualizarse, tras esto crea un escenario donde experimentar, tras esto ese escenario se manifiesta y se vuelve físico.

Posteriormente decide vivir y experimentar su manifestación, con una mente vehículo de la conciencia, un ego para que la individualidad pueda sentirse. Esto es lo que se conoce como un Ser, este Ser finalmente creo un cuerpo físico para experimentar las distintas densidades en las que se fue estructurando su creación.

Estas densidades son simplemente una manifestación física dentro de otra, distintas condensaciones con las que nutrieron la materia que fueron densificando progresivamente para ser experimentadas.

Las Matrices se dibujaron en un patrón geométrico y se usó luz y sonido para dibujarlo y darle cuerpo, este patrón fue replicado y densificado de forma gradual.

Donde pones tu atención pones tu intención.


Como conciencias, somos aquello que anima y da vida a la realidad. Todo lo que existe es sostenido por la conciencia, la conciencia es existencia y no hay existencia sin conciencia.

La realidad es observada y existe por ello, aquello a lo que prestas tu atención, es lo que existe y es sostenido, básicamente porque crees en ello y vive en tu mente, por tanto es manifestado por que así lo crees necesario.

Por lo tanto la manida frase de “creer es crear” tiene un sentido práctico, ya que la realidad que vives se sujeta en todo aquello que crees.

El tejido de lo que ves y tocas, de lo que sientes y experimentas, nace de la voluntad de la conciencia y su expresión/experimentación. La conciencia transforma la experiencia en conocimiento, y esa es su intención primaria. Ese conocimiento que aporta la experiencia, es el sustento que justifica la vida, y que entrama todo lo que existe.

Por lo tanto, es esa intención de crear una forma de experimentación, donde poder vivir, conocer, probar y errar, lo que muchos conocen como el juego de la vida, ya que en la intención de la conciencia no habita otro propósito.

La conciencia es todo y su intención es lo que da alma a todo lo vivo.

Como conciencias individuales olvidamos que somos ese todo primario, animados por la intención primaria. La individualidad nos da la oportunidad de experimentar la ilusión de desconexión, de tal modo que podremos llegar a creer que no fuimos nada antes de nacer, y no seremos  nada después de morir. (La ilusión de la ignorancia es solo una forma más de experimentar)

También como conciencias individuales usamos nuestra intención para vivir aquello que está en nuestro propósito, esto nos da la misma capacidad y poder que toda la conciencia universal, por lo tanto cada conciencia individual suma su intención, a la intención del resto de conciencias para crear un mismo escenario.

Todo lo que habita en tu mente es manifestado. La mente solo es la herramienta que la conciencia utiliza para crear y manifestar, el ego demarca la fracción de conciencia que manifiesta/experimenta en cada instante.

El ego solo es una parte de la ilusión que nace de la conciencia para poder sentir esa individualidad, esa desconexión.

Por lo tanto no somos uno, nunca lo fuimos, pero creemos que lo somos, y esa creencia es solo la primera.

Ensayo sobre Soberanía y Auto Empoderamiento.




El camino que no enseña ninguna doctrina positiva, espiritual o psicológica, en el que se trata de empoderar al sujeto para que este recupere la confianza y la auto estima, solo libera un fragmento minúsculo de la mente del individuo, el fragmento esencial para reinsertar a esa persona al sistema, y convertirlo en un componente más del rebaño social. Solo quieren alguien productivo, no alguien libre.

El camino del Ser pasa por decaparse de todo lo que la sociedad le dio a través de sus distintas instituciones, familia, religión, educación, tradición… Esos programas son creencias, nada se sustenta en algo real, solo son aceptadas por incoación, para ser aceptados socialmente y pertenecer a la manada. Ese sentimiento es tan poderoso que ciega la conexión con nuestro Ser, que impide que nos apeguemos a esas creencias falsas y antinaturales.

Esas creencias nos hacen completamente dependientes, temerosos, culpables e infravalorados. Tras toda esta programación (control mental) nos volvemos moralmente, psicológicamente y anímicamente tan pequeños, que somos arcilla blanda para el sistema, para convertirnos en un “adulto” moldeado a imagen y semejanza de lo que el sistema requiere y necesita, un recurso humano (RRHH).

Empoderamiento, una palabra trillada y masturbada por las ingenierías sociales asociadas a los movimientos de nueva era jesuitas, lo que puede provocar rechazo a priori, pero como todo lo que utilizo la nueva era, que robo conocimiento que pertenecía al Ser, lo deformo y lo tergiverso, con lo cual también impide que los disidentes, ahora escaldados, rechacen el conocimiento solo por el uso de cierta terminología.

Este empoderamiento del Ser debe ir de la mano con la soberanía, que no es otra cosa que no creerse más ni menos que nadie en todo el universo, respetar y que te respeten, y por supuesto rechazar a toda aquella entidad que presuma de ser superior a nosotros o que no respeta nuestra voluntad.

El Ser en Pareja.



El Ser es la expresión individual de la conciencia, que comprende una mente, un ego y un cuerpo físico, esto último no es obligatorio, pero si es lo interesante en el caso que nos ocupa. El Ser individual tiene sentido de existencia y necesidad de manifestarse únicamente si es con otros seres iguales a él, con distintos puntos de vista y distinta percepción de su realidad. Esta ilusión de individualidad permite a sus conciencias probar y errar de distintas formas a la vez. Crear, transmutar, destruir y volver a empezar, con su propia energía, y a la vez con la energía  y conocimiento de sus compañeros.

El Ser necesita compartir, confiar, y sentirse unido a otros Seres a la vez que se siente uno solo y único, porque mientras que la individualidad justifica su existencia, y la experiencia y conocimiento resultantes, además precisa compartir lo que descubre y experimenta, y continuar sintiendo la unión completa natural de su origen. Por lo tanto, el Ser es una conciencia experimentándose a sí misma como individuo y a la vez precisa estar conectada y sentir la unidad.

Los Seres pueden formar grupos y comunidades con otros seres que sientan que experimentan y comparten los unos de los otros justo lo que necesitan. Estos grupos estarán unidos para siempre porque así lo convinieron, hasta que decidan que han acumulado la experiencia y los conocimientos necesarios.

Dentro de estos grupos o comunidades los Seres pueden convivir en pareja, esto es solo una forma más de expresión, completamente alejada de los programas relacionados con el amor, la relación carnal o el matrimonio.

Antes de continuar con estas parejas de Seres hay que desprogramar el amor y las relaciones carnales.

El amor y lo que el humano medio entiende por amor, no tiene nada que ver con ese sentimiento. Se tiende a relacionar el amor con lo carnal, gran error. Está muy extendido el programa “Hacer el amor” con el sexo, casi siempre ese sexo es sin amor, pero las personas ejecutan este programa de forma instintiva, sin mediar sentimientos, buscando la autosatisfacción, con fines puramente egoístas. Parece obvio, pero nadie entiende las implicaciones del sexo como gran controlador del Ser.

El amor está fuertemente programado y controlado por el sistema. El sistema se preocupa mucho por desviar al Ser del verdadero sentido del amor, la música y las películas han jugado un papel fundamental, para distorsionar ese sentimiento, relacionándolo con sentimiento de propiedad, apego obsesivo y romanticismo materialista.

La mayoría de las canciones de amor, no hablan realmente de amor, sino de pérdida, de abandono, de una propiedad perdida. Esas canciones están pensadas para infundirnos emociones contradictorias, y para programarnos más aun en la idea de que el amor es algo que tenemos en propiedad, que se tiene y no se debe perder. Los celos, la fidelidad, es solo fruto del amor mal entendido, el amor programado en la creencia de que es algo que nos pertenece, y que es para siempre. El resto de las canciones de amor son para aquellos que aún no encontraron, ese amor materialista y egoísta, para espolearlos en su búsqueda, o hacerles sentir mal si no lo encuentran o no lo buscan.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...